martes, 4 de noviembre de 2008

DERRIBO DE "LOS GITANILLOS"

Si La Faraona levantara la cabeza, a buen seguro que entonaría una vez más 'Ay pena, penita, pena' al ver cómo parte se sus recuerdos quedan reducidos a escombros. El que fuera lugar de veraneo de Lola Flores y su familia en Marbella, el chalé Los Gitanillos, pasará en unos días a la historia para convertirse en unas flamantes y nuevas viviendas pero con menos bagaje que su antecesora.
Atrás quedan los proyectos y las promesas incumplidas de que la residencia que más arte concentró por metro cuadrado se convertiría en un museo para ensalzar la figura de la irrepetible artista. Sus hijas, Rosario y Lolita, no pudieron hacer frente a la deuda que pesaba sobre la vivienda y el banco hizo el resto.
Ahora, los nuevos propietarios tiran de excavadora para allanar el camino a la urbanización y acaban con otro de los símbolos de la historia rosa de la Milla de Oro, escrita a golpe de 'saraos', de 'jet set' y de vecinos con estrella. / SUR

No hay comentarios: